Cinéforum online de “La historia de siempre”

Consulta aquí la entrevista con José Luis Montesinos, director de “La historia de siempre”

Hace ya muchas décadas que a lo largo de Europa, y especialmente en Italia, se fueron desarrollando corrientes como el neorrealismo en el cine, y es que si hay algo que la gran mayoría de autores han intentado plasmar en pantalla, tanto en un género como en otro y tanto en un estilo cinematográfico como en otro, es la naturalidad, el realismo de las situaciones, como si la cámara fuera parte de nuestra visión, algo que no todos han podido lograr y que cuando se consigue traspasa la imagen para tocarte de lleno. Cabe decir que La historia de siempre, incluso con su magistral giro final, que podría ubicarla metafóricamente en esa categoría de cine dentro del cine, es una de esas historias que te hacen estar ahí presente, físicamente, en el autobús, escuchando y sintiendo atentamente que todo lo que se narra es tu propia vida.  

Cartel La historia de siempre, de José Luis Montesinos

Cartel La historia de siempre, de José Luis Montesinos

Definitivamente, podemos catalogarlo, como hace esta misma iniciativa, en uno de los mejores cortometrajes españoles del siglo XXI, por varias razones, una de ellas compartida con algunas de las grandes narraciones que hemos conocido: la aparente sencillez, sin artificios necesarios y con lo justo y perfectamente utilizado. La trama nos sitúa como pasajeros de un cotidiano autobús de línea en una ciudad cualquiera, un día anodino en el que mundo sigue girando, y en el que, como parte de esa amalgama de viajeros que comparte rutinas, problemas y sinsabores, escuchamos atónitos, tal y como nos gusta hacer a todos de vez en cuando aunque no lo reconozcamos, la discusión de un hombre al teléfono, hablando con la que parece su exmujer. Un recorrido magistral por la vida de una pareja a través de las palabras del protagonista que evocan preocupación y malestar al principio y sensibilidad, tristeza y alegría al final, cuando la esperanza aflora en forma de emoción en los viajeros del autobús y en los espectadores del corto, a los cuales es casi imposible que este guion, sencillo pero eficaz, algo tramposo al final, revelador y sorprendente, no pueda involucrar y tocar la fibra sensible. La historia de siempre es la de la vida misma, la de cualquiera, la de todos, una de esas producciones con una muy delgada línea entre realidad y ficción, al punto de que es fácil traspasarla en ambas direcciones, identificándote con la narración e inspirándote en ella.

Al mismo tiempo y para más inri, su final puede ser una alegoría perfecta para la situación que vive el mundo del cine, más concretamente el de los intérpretes y en España, en la precariedad muchas veces y con dificultades latentes para mantenerse. No en vano, aunque alejado de los focos y poco conocido para el gran público, el actor que sostiene sobre sus hombros el corto y que nos embarga con su historia y su sincera interpretación, además de con su profunda voz, es Miguel Ángel Jenner, un veterano en mil batallas que se prodiga poco frente a la cámara pero al que, sin saberlo, han escuchado miles de veces en las pantallas de los cines de cualquier ciudad, doblando en castellano a gente como Samuel L. Jackson, entre otros muchos. Una interpretación honesta y con la que es fácil empatizar, tanto a lo largo del cortometraje como hacia el final, cuando un simple gesto descubre la realidad tras la magia.

Fotograma de "La historia de siempre", de José Luis Montesinos

Fotograma de “La historia de siempre”, de José Luis Montesinos

Dirigido y guionizado por José Luis Montesinos, fue el cuarto cortometraje de este realizador catalán, multipremiado también por su posterior obra El corredor y que en este caso realiza una dirección humana y cercana, centrada en planos cortos y cerrados de las caras para centrar la narración en los sentimientos que pueden llegar a traslucir sus actores, quienes van dejándose llevar por la historia del personaje principal, motor de todo lo que les rodea en ese momento hasta la parada final. Igual que como decíamos con el guion, una realización sencilla y eficaz, capaz de golpearte con sus planos y palabras en lo más hondo sin necesidad de complicar las cosas. Tanto en el uso de la cámara como de las letras, naturalidad en estado puro.

La historia de siempre fue exhibida en más de 250 festivales de todo el mundo y ganó más de un centenar de premios en numerosos certámenes, sin duda el corto español más laureado del 2010. Si después de todo lo dicho no es uno de los mejores cortometrajes de lo que llevamos de siglo, es que el cine ha dejado de ser cine, ha dejado ser la vida misma.

Por Joseja Martínez

Visiona el cortometraje “La historia de siempre”

 

 

Los mejores cortos españoles del S.XXI es una iniciativa de Premios Fugaz – CortoEspaña para poner en valor la creación del formato corto en nuestro país, tanto en calidad como en cantidad. Busca, además, la ampliación de la información sobre los trabajos, mediante la publicación de entrevistas, críticas y encuentros de los cortometrajes, además de ofrecer un lugar virtual de encuentro a donde acudir para ver las más destacadas obras.

Cartel Madrid 2120