Consulta aquí la entrevista con Rakesh Narwani , director de Black Bass.

Black Bass” nos cuenta la historia de un niño llamado Dani y su padre. Una familia malagueña que está pasando un trago difícil, sobre todo para Dani, por lo que su padre decide organizar un día de pesca los dos solos, como todo a partir de ahora… Pero el día saca viejas rencillas entre ellos, fáciles de intuir. Son unos personajes sinceros, les vemos las emociones, los sentimientos, los anhelos y los intereses. No nos pueden ocultar una cara o un secreto, son transparentes y buenas personas.

Fotograma Black bass

Fotograma Black bass

Padre e hijo se enfrentan a muchos problemas, a una mudanza, a la falta de comunicación, pero también a un cambio generacional o un desconocimiento el uno del otro, en un momento crucial en el desarrollo del muchacho, ha dejado atrás una etapa (los Pokemon) y está de lleno en otra (el Fortnite). 

Llega un momento de tensión cuando el señuelo favorito de Daniel se queda atrapado en unas ramas y el padre decide cortar por lo sano, el niño se aferra todo lo posible tirándose al agua del pantano a buscarlo, es ahí cuando cunde el pánico del padre y de nosotros mismos. Sin embargo, la importancia y la belleza del vínculo entre padre e hijo, el amor y el entendimiento familiar, prevalecen poniendo un punto común entre ambos.

El reparto es inmejorable. Por una parte, Antonio de la Torre (padre), uno de los actores más importantes de la cinematografía española, con una carrera más que consolidada y cuya interpretación en este cortometraje es impecable, rebosando una energía paternal y una organicidad interpretativa que envuelve al espectador en cada una de sus acciones y sonrisas. Y, por otra parte, Hugo Quero (Daniel) quien hace su debut como actor en este cortometraje, que sorprende enormemente ya que muestra grandes dotes interpretativas, a pesar de su corta edad, y transmite mucha verdad y naturalidad. Sin duda, su trabajo aquí está a la altura de su experimentado compañero de escena, haciendo que el conjunto sea espectacular. 

Es un cortometraje con ciertas referencias malagueñas que me gustarían destacar desde el precioso acento de los dos personajes a la marca del salchichón que corta el padre para hacer los bocadillos. Puede que sea por Isa Sánchez, su co-guionista malagueña, no lo sé, pero sí es verdad que el corto tiene una personalidad del sur propia y sus personajes, una voz compleja.

Rakesh Narwani está bajo la dirección y el guión  (junto a Isa Sánchez, guionista de “El Ministerio del Tiempo”) de este cortometraje, conocido también por otros trabajos como “Hotel Royal Co” (2018) o “Clóset” (2014). 

El gusto que comparten padre e hijo por la pesca y la ilusión al practicarla juntos se nota en mil detalles: una imagen del pantano que embelesa y un trabajo de sonido impresionante. Se pueden escuchar mil detalles a la vez: la chicharra de fondo, el mecer del mínimo oleaje sobre la barca y en el propio pantano, el señuelo de pescar moviéndose entrando y saliendo del agua, la leve brisa y la propia conversación entre padre e hijo.

En definitiva, es un muy buen cortometraje, con un buen director, un buen guión, una buena interpretación y  un buen sonido, ¿qué más se puede pedir? Queda augurarles la mayor de las suertes.

 PD 1: Chapeau! a la reflexión sobre las especies invasoras y cómo es extrapolable a la propia historia del corto e, incluso, a la sociedad racista de hoy día, y hasta aquí puedo leer.

PD 2: Pero, ¿qué es un black bass

Después de ver el corto. ¡Fácil! Una especie de pez invasora.

Por Borja Moreno Martínez

Cartel Black bass

Cartel Black bass