Consulta aquí la entrevista con Iago de Soto, director de “La luz”

El guionista, novelista y asesor de guión Rubén Sánchez Trigos (“Verónica”, “El intruso” o “Cambio de turno”) firma el guión de este cuento/relato gótico marino que, lejos de quedarse en eso, se convierte en una experiencia inmersiva de lo más agónica y claustrofóbica, sobre todo para las personas que le tengan respeto a la oscuridad, pues la historia dirigida por Iago de Soto no puede ser más oscura y tétrica en cuanto a su ambiente. 

Fotograma del cortometraje La luz, dirigido por Iago de Soto

Fotograma del cortometraje La luz, dirigido por Iago de Soto

“La Luz” comienza con un sobreimpresionado en pantalla: “Recomendamos ver este cortometraje completamente a oscuras”. Toda una declaración de intenciones. Además, se nota que ya desde el guión se han trabajado los detalles sensoriales: la experiencia que iba a vivir el espectador cuando todo se quedase casi a oscuras en la pantalla, el sonido en off y lo que sugiere.

El director Iago de Soto es un nombre familiar para los Premios Fugaz, pues en 2019 consiguió 10 nominaciones con su cortometraje “La Guarida” (2018), también estrenado en el Festival de Sitges, siendo esta su vuelta a la ficción, con un recorrido de más de 150 selecciones en festivales de todo el mundo, más de 50 premios y la candidatura a los Premios Goya de 2020.

“La Luz” nos sitúa en el siglo XIX. En una pequeña aldea costera, Olalla y su familia se preparan para la noche de “La Tregua”. Hay una única norma: ninguna luz debe permanecer encendida esta noche. Olalla, al contrario que sus padres, no cree en supersticiones. Y tampoco cree que Ellos vayan a venir… Esa es la premisa de esta producción de Eye Slice Pictures y Iago de Soto Gudayol, protagonizada por la brillante y joven actriz Paula Gallego (“Cuéntame cómo pasó” o “La Pasajera”), a la que auguramos un futuro prometedor en el mundo de la interpretación, y cuyos padres, en la ficción, son los actores Pablo Vázquez (“Vis a Vis: El Oasis” o “Estoy Vivo”) y Oti Manzano (“Paraíso”, “La Valla” o “Vamos Juan”).

Fotograma del cortometraje La luz, dirigido por Iago de Soto

Fotograma del cortometraje La luz, dirigido por Iago de Soto

La música de Pau Loewe y la fotografía de Miguel Leal, también conocido por ser el director de fotografía de “La Guarida”, son dos aspectos que ayudan a la ya mencionada inmersión y que conjuga a la perfección tanto con el relato como con el tono de la historia. A mí, personalmente, me ha recordado a una de las secuencias que más me gustan de la historia del cine, en el largometraje “El Bosque” (“The Village”) de M. Night Shyamalan, la noche que las supuestas bestias rondan las casas de los habitantes de la aldea y qué pasa cuando una de esas casas no cierra su puerta. Por todo lo comentado y analizado, no es de extrañar que haya recibido numerosos premios y nominaciones internacionales en festivales de cine de todo el mundo: Suiza, Uruguay, Estados Unidos, Bélgica, Austria, Alemania o Eslovenia, entre otros.

 

Por Borja Moreno Martínez