Javier Veiga (O Grove, 1973) es “un profesional difícil de clasificar”. Actor, guionista, director, autor teatral, productor, presentador, cómico… Alterna sus trabajos entre televisión, cine y teatro. Empezó su carrera como actor, alcanzado popularidad por sus trabajos en series de televisión; y sobre todo con “El club de la Comedia”. En cine ha protagonizado títulos como “Escuela de Seducción”, “El Año de la Garrapata”, “Tuno Negro”… Paralelamente ha mantenido una carrera teatral con más de 20 espectáculos a sus espaldas. Se inició en la dirección audiovisual con los cortometrajes “Sálvame” y “De qué se Ríen las Hienas” (2011) con los que obtuvo más de 150 premios en festivales nacionales e internacionales.

 

¿Qué se va a encontrar toda aquella persona que aún no haya disfrutado del cortometraje?

Pues yo creo que se van a encontrar una pequeña comedia tierna. Una historia de amor contada con mucho cariño desde el sentido del humor. A ratos casi un cuentecito pero con el que yo creo que muchos se van a sentir identificados. Una reflexión personal sobre las dudas que vienen adosadas a la paternidad.

¿Qué dirías que fue lo más difícil de su creación?

Para mí sin duda lo más difícil fue la dirección de la mal llamada ‘parte técnica’. Este fue mi segundo cortometraje, y en algunos aspectos yo estaba muy verde. Sabía lo que quería contar, pero me faltaba la experiencia para transmitirlo al equipo. Tuve que aprender muchas cosas casi sobre la marcha. Por suerte, tuve un equipo maravilloso, muy profesional y muy generoso, que son gran parte del éxito de este cortometraje.

¿Nos puedes contar alguna anécdota del rodaje, de su producción, de su recorrido…?

Del rodaje recuerdo un día surrealista rodando en el hospital de Medina del Campo. Teníamos enfermos ingresados y con visitas de sus familiares en la misma planta, prácticamente al lado del set de rodaje. Y ese día estaba Millán Salcedo rodando con nosotros que, entre toma y toma, no podía parar de bromear, y los demás no podíamos parar de reír. Acabó viniendo algún familiar a llamar la atención por el escándalo, pero al reconocer a los actores, se relajaban… Eso sí, a cambio, nos tocó ir a las habitaciones a hacernos alguna foto con los enfermos (sin parar de reírnos, claro) .

No es que queramos hablar de dinero pero… ¿se puede saber cuál fue su presupuesto?

Jejeje… Esto parece el programa de Broncano… No recuerdo la cantidad exacta, pero no fue un cortometraje barato. En gran parte por la duración, cerca de 25 minutos de corto… Y también porque intentamos rodar con unos medios lo más parecidos a un rodaje profesional. Pudimos producirlo gracias a la colaboración desinteresada del reparto y del equipo (como siempre). Y también gracias a que el corto, además de las ayudas del ministerio y de la comunidad de Madrid, tenía el premio proyecto de Canal+ y el apoyo del festival de Medina.

Momento del rodaje de ¿De qué se ríen las hienas?

Momento del rodaje de ¿De qué se ríen las hienas?

¿En qué has cambiado tú personalmente, como creador, del momento del corto al actual?

Aunque suene a paradoja, a nivel personal, lo que más me ha cambiado es mi enfoque a nivel profesional. Y justamente este cortometraje fue mi punto de inflexión. Hasta aquí, mi carrera estaba más centrada en mi trabajo como actor, y poco después de rodar este corto, decidí apostar definitivamente por mi trabajo como creador. No ha sido un camino fácil, pero creo que fue una muy buena decisión, sobre todo a nivel personal, porque este es el trabajo que quiero hacer y el que me hace más feliz.

Bueno, creo que me haría aún más feliz, conseguir compaginarlo de manera natural con otros trabajos para los que simplemente me contratasen, sin prejuicios propios y ajenos. Pero me temo que para eso necesitaría vivir en otro universo paralelo.

¿Cómo ves el panorama audiovisual actual en nuestro país? ¿Y el del cortometraje en particular?

En mi opinión, han cambiado muchas cosas porque el sector se ha revolucionado a lo bestia con el auge de las plataformas y del consumo en streaming. No es que hayan llegado las plataformas a descubrir la pólvora. Simplemente el sector ha crecido mucho, y la ficción española ha evolucionado en todos los sentidos. Hay mucha gente haciendo bien su trabajo. En las plataformas, en las cadenas, en las productoras, los técnicos, los guionistas, los actores… Hay muchas ganas de hacerlo bien, cada vez lo hacemos mejor y vamos aprendiendo unos de otros. Gente talentosa ha habido siempre, pero ahora además hay un tejido de profesionales muy cualificados que son los que han permitido dar este salto a la ficción española. Por eso tenemos esta buena racha. Por eso nuestra ficción está de moda en todo el mundo, y esperemos que por muchos años. Y es evidente que gran parte de estos profesionales pudieron foguearse en el mundo del corto. Creo que todo el apoyo y todo el esfuerzo que se ha hecho en esa ‘base’, ha sido clave para el momento brillante de la ficción española que estamos viviendo.

¿Te seguiremos viendo por proyectos ligados al formato corto?

Es cuestión de encontrar el momento. A mí los cortos me han dado mucha felicidad y han sido mi escuela. Además, este corto en concreto, fue el germen de algo que ha crecido después. La serie “Pequeñas Coincidencias”, que he creado para Amazon Prime Video, tiene mucho que ver con este corto. No es exactamente la misma historia, pero la idea del corto ha sido el punto de partida para crear esta serie. De aquellos 24 minutos, han salido 30 capítulos… No rodé el corto con esa intención, pero poder contar tus historias con la libertad creativa que te permite el formato, es una manera única de reafirmar tu creatividad y de explotar tus talentos.

Momento del rodaje de ¿De qué se ríen las hienas?

Momento del rodaje de ¿De qué se ríen las hienas?

Un libro para tener en la mesita de noche

Me devoro todo lo que publica Emmanuel Carrère. Pero no suelo leer en la cama, los libros que pongo en la mesilla de noche, llevan ahí años en lista de espera.

Una película que te inspiró para hacer películas

Me han inspirado muchas. Muchos autores a los que siempre recurres para inspirarte procurando no caer en el plagio. Pero hay una película que me impactó por su sencillez y su honestidad: “El Cartero y Pablo Neruda”. Fue uno de esos días que sales del cine emocionado y con ganas de ser capaz de contar algo que haga sentir a otros lo que tú has sentido sentado en esa butaca.

Recomienda una serie para ver en una plataforma de streaming

A ver, la primera que recomiendo es “Pequeñas Coincidencias”, en Amazon Prime Vídeo, si aún no la habéis visto, no sé a qué estáis esperando… Tenéis dos temporadas y en enero estrenamos la tercera (y última). Si queréis otra recomendación, también en Prime, si no habéis visto “La Maravillosa Señora Maisel”, es realmente maravillosa, como ya anuncia su título.

Y por último, dinos cuál es uno de tus cortos favoritos

Recuerdo el primero que me impresionó. “Aquel Ritmillo” de Javier Fesser. Yo acababa de llegar a Madrid, a la escuela de arte dramático. No sé cómo me colé en una especie de premier en un cine en Gran Vía y salí impresionado y pensando: “es que esto está mejor que las películas”…

 

 

Los mejores cortos españoles del S.XXILos mejores cortos españoles del S.XXI es una iniciativa de Premios Fugaz – CortoEspaña para poner en valor la creación del formato corto en nuestro país. Busca, además, la ampliación de la información sobre los trabajos, mediante la publicación de entrevistas, críticas y encuentros de los cortometrajes, así como ofrecer un lugar virtual de encuentro a donde acudir para ver las más destacadas obras.