Borja Cobeaga, director de "Éramos pocos"

Borja Cobeaga, director de “Éramos pocos”

Borja Cobeaga (San Sebastián, 1977) es un guionista y director español que ha escrito y dirigido largometrajes como “Pagafantas”, “No controles”, “Negociador” o “Fe de etarras”.  Además ha dirigido más de una decena de cortometrajes, trabajado en televisión (dirigiendo el programa de humor “Vaya semanita” entre otros espacios) y realizado los guiones de películas como “La máquina de bailar”, “Ocho apellidos catalanes” y “Ocho apellidos vascos”, esta última la película más taquillera del cine español. Realizó el cortometraje “Éramos pocos” en 2005, con el que obtuvo multitud de reconocimientos nacionales e internacionales, entre otros, una nominación a los Premios Oscar.

¿Qué se va a encontrar toda aquella persona que aún no haya disfrutado del cortometraje?

Siempre vi ÉRAMOS POCOS como una comedia, bajonera pero comedia. Sin demasiados gags y con un tono tristón pero para mí era y sigue siendo un corto cómico. Ganó algún premio a “mejor comedia” y algunos espectadores o incluso compañeros cortometrajistas me decían “pero si no es una comedia”. Pero comedia puede ser TOP SECRET o EL VERDUGO, abarca muchos tonos y el de ÉRAMOS POCOS está más cerca de WHISKY, A PROPÓSITO DE SCHMIDT o MI QUERIDA SEÑORITA. 

¿Qué dirías que fue lo más difícil de su creación?

Lo más complicado fue llegar a una versión de guión satisfactoria. Mi anterior cortometraje, LA PRIMERA VEZ, tiene similitudes con ÉRAMOS POCOS pero lo escribí de una tirada, tuve la idea y la primera versión que redacté ya se parecía mucho a lo que acabé rodando. En cambio, ÉRAMOS POCOS no era como aquel, un corto de situación y diálogo, tenía una estructura sencilla pero las posibilidades de por dónde podía ir la historia eran muchas. Escribí una primera versión muy ramplona que Sergio Barrejón, mi coguionista, ayudó a centrar en un segundo borrador. Sergio aportó el tema de la comida como central en la historia, que el motor de los dos protagonistas fuera “comer caliente”. (*SPOILER EN LA SIGUIENTE FRASE*) Pero aún nos faltaba rematar la trama y en versiones sucesivas surgió la idea que para nosotros dio sentido a todo: que cuando padre e hijo van al asilo, se equivocan de anciana. 

Cartel "Éramos pocos", de Borja Cobeaga

Cartel “Éramos pocos”, de Borja Cobeaga

¿Nos puedes contar alguna anécdota del rodaje, de su producción de su recorrido…?

Creo que toda anécdota del rodaje gira en torno a su actriz protagonista, Mariví Bilbao. Mariví ya había protagonizado LA PRIMERA VEZ, pero en ese momento no había empezado a participar en AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA. Así que el rodaje de ÉRAMOS POCOS le pilló en plena actividad y plena fama. Tenía unos problemas de fechas terribles, por lo que no tuvimos más remedio que rodar en plenas navidades. De hecho Mariví sólo pudo rodar el día de Reyes y otro día. Era raro estar el día 5 y 6 haciendo el corto, de hecho gente del equipo que eran padres dijeron que no podían hacerlo porque no querían perderse la mañana de Reyes… También puedo hablar de Mariví en los Oscar, cuando nominaron al corto y se paseó por fiestas, restaurantes de moda… Ella fumaba como un carretero, claro, era su seña de identidad, y claro, eso en Los Ángeles no estaba bien visto del todo. Aún así, en algunos interiores le dejaban fumar, del carisma que desprendía.

No es que queramos hablar de dinero pero… ¿se puede saber cuál fue su presupuesto?

No sé si seré capaz de hacer el cambio a euros, porque el corto es de 2005, cuando ya no había pesetas, pero aún “pensábamos en pesetas”. Creo que costó 24.000 euros, la mayoría del dinero procedente del premio a proyecto que nos dio la Semana de Cine de Medina del Campo. Por eso hay escenas grabadas en Medina, como la de la carretera o el asilo.

¿En qué has cambiado tú personalmente, como creador, del momento del corto al actual?

Ha pasado mucho tiempo ya. Más de 15 años. Y han pasado muchas cosas. En 2005 yo trabajaba en la tele y hacía cortos y en medio he hecho largos, ser guionista y director se ha convertido en mi oficio. En aquella época era un aspirante. Aunque sí es cierto que ahora mismo me siento muy cercano al tono y espíritu de ÉRAMOS POCOS, más que nada porque considero, aún a día de hoy, lo mejor que he hecho. Es, de todas las mías, mi peli favorita.

¿Te seguiremos viendo por proyectos ligados al formato corto?

Sí. Aunque profesionalmente me dedique al largometraje he seguido haciendo cortos entre peli y peli. Pero me los tomo de manera diferente, porque LA PRIMERA VEZ y ÉRAMOS POCOS eran un intento de aproximarse a la profesionalidad, una manera de aprender y por otro lado demostrar que podías hacer proyectos más grandes. Los cortos que hago ahora me sirven más para probar cosas, ideas de puesta en escena, trabajar con un actor con el que tengo ganas…  

Fotograma "Éramos pocos", de Borja Cobeaga

Fotograma “Éramos pocos”, de Borja Cobeaga

Un libro para tener en la mesita de noche

Considero que el mejor libro que hay sobre cine es ASÍ SE HACEN LAS PELÍCULAS de Sidney Lumet.

Una película que te inspiró para hacer películas

Bienvenido Mr Marsahll

Recomienda una serie para ver en una plataforma de streaming

The investigation en Movistar+.

Y por último, dinos cuál es uno de tus cortos favoritos

El primero que se me viene a la cabeza es el que hizo Alexander Payne para la película colectiva “Paris je t’aime” y es la última de las historias. Es el tipo de comedia melancólica que admiro, pues es graciosa, tierna y cruel. Creo que es el corto perfecto. Se titula «14e arrondissement».

 

 

Los mejores cortos españoles del S.XXILos mejores cortos españoles del S.XXI es una iniciativa de Premios Fugaz – CortoEspaña para poner en valor la creación del formato corto en nuestro país. Busca, además, la ampliación de la información sobre los trabajos, mediante la publicación de entrevistas, críticas y encuentros de los cortometrajes, así como ofrecer un lugar virtual de encuentro a donde acudir para ver las más destacadas obras.